Por la cornisa de Madrid

La conocida como “cornisa de Madrid” es la zona edificada que va desde la calle Segovia hasta la calle Toledo, ambas calles tienen mucha cuesta, pues bajan directamente al río Manzanares, creándose una serie de colinas a las que el paso de los siglos ha privado de su original aspecto.

En el siglo XIII, Francisco de Asís, tras hacer el camino de Santiago se vino a aposentar un tiempo a la pequeña localidad que era Madrid entonces, viviendo extramuros donde hoy se asienta San Francisco el Grande y la Capilla del Cristo de los Dolores de la Venerable Orden Tercera, conocida en Madrid como San Francisquín.

La Dalieda de San Francisco en primavera

El paseo comenzaría en la Gran Vía de San Francisco, dejando atrás la Puerta de Toledo y avanzando hacia San Francisco el Grande. Podemos vislumbrar a través de la calle Isabel Tintero la preciosa fachada de la iglesia de La Paloma (San Pedro el Real, 1912) con sus dos campanarios neomudéjares.

Cruzamos al otro lado de la Gran Vía de San Francisco y bajamos por la calle de la Ventosa, hasta llegar a un pequeño jardín de sorprendente nombre: Jardines de Cecilio Rodriguez, idéntico nombre que los que se encuentran en el Retiro. Se trata de un pequeño parque en terrazas, a las espaldas del Hospital de la VOT, con juegos para los niños.

Antes de continuar el paseo, puedes rodear el precioso edifico del Hospital de la Venerable Orden Tercera (VOT), que sigue en funcionamiento con la misma función hospitalaria que cuando se fundó, allá por 1686. Es el hospital en funcionamiento más antiguo de Madrid. 

Bajando la escalera que cruza el parque y dirigiéndose a la derecha, por la Cuesta de las Descargas, se empieza a entender el apodo de la zona, «La cornisa» pues se muestra la altura a la que estamos, la sierra madrileña de frente y a la izquierda, el otro margen del valle del Manzanares, con Carabanchel y otros distritos del oeste madrileño desplegándose ante nosotros.

Por arriba encontramos la Dalieda, ocupando parte del solar del que fuera convento de san Francisco.

En el parque de la Cornisa se rodó, entre otras películas, «Las bicicletas son para el verano«.

Actualmente hay un huerto urbano municipal al final del parque de la Cornisa.

Cruzando el parque, llegamos al edificio de la Universidad San Dámaso; tras llegar a la calle Buenaventura y girar hacia la  izquierda, podremos empezar a ver los jardines del Seminario Conciliar. El Seminario Conciliar, un maravilloso edificio neomudéjar de 1906 con una portada espectacular y un edificio que «desborda» por la Cornisa de Madrid y llega hasta el siguiente parque de la misma, Las Vistillas.

El Parque de las Vistillas, así como los terrenos del Seminario, la Universidad San Dámaso y el Parque de la Cornisa, fueron en su momento parte de los jardines y del Palacio que tuvieron en esta parte de Madrid los Duques de Osuna, que llegaba a competir en belleza y tamaño con el Palacio Real de Madrid, que se encuentra al otro lado del barranco de la calle Segovia.

El Parque de las Vistillas, muy popular por ser escenario de diversas fiestas y verbenas madrileñas, se dispone en terrazas para salvar el desnivel del terreno. La superior es donde suelen estar los escenarios de los conciertos y los puestos de comida durante las fiestas. La siguiente posee fuentes y jardines. Y la tercera tiene una de mis fuentes preferidas de Madrid, la del monumento a Don Ramón Gómez de la Serna.

Nada más llegar al parque, habrás entendido su nombre, si es que no te lo habías imaginado ya. Unas preciosas vistas o «vistillas» de Madrid, en primer término La Catedral de la Almudena, el Viaducto o el futuro Museo de Colecciones Reales. Como horizonte la sierra madrileña y a sus píes la Casa de Campo.

Cruzando las Vistillas, puedes encontrar la La Violetera de Santiago de Santiago, que se situó en el cruce de Alcalá con Gran Vía en su momento. A los píes surge la Cuesta de los Ciegos, la escalera ideal para hacerse fotos o entrenar a lo Rocky, pues tiene 254 peldaños de altura.

El vídeo de la ruta con los grupos de Conocer Madrid




 

No Comments

Post A Comment